Nuevos Miembros de la Comisión de la Causa de los Santos

El Sr. Obispo, D. Jesús Catalá, ha recibido el juramento y la profesión de fe de los nuevos miembros de las Comisiones Históricas en las causas de beatificación de los Siervos de Dios Moisés Díaz-Caneja Piñán y compañeros (Causa de Martirio), y del Siervo de Dios José Gálvez Ginachero (Causa de Virtudes Heroicas). 

Durante el acto, el Sr. Obispo, D. Jesús Catalá, recordó a los asistentes la importancia del servicio a la Iglesia y a la misma historia que van a realizar los nuevos miembros. Asimismo, el prelado les agradeció que hayan aceptado los nombramientos.

Al acto, presidido por el prelado malagueño, asistieron José María de las Peñas Alabarce, Federico Cortés Jiménez (Juez delegado de la causa del Dr. Gálvez), Diego Martínez Salas, Rafael Gómez Marín, Marion Reder Gadow, Pedro Luis Pérez Frías y Antonio Eloy Madueño Porras (juez delegado de la causa de los mártires).

 

Objetivos de la Asociación.

Los miembros de la Asociación Pro-Beatificación de D. José Gálvez Ginachero  son hombres y mujeres que cooperan  en la realización de los fines propios de la asociación, fundamentalmente:

-difundiendo por todos los medios posibles las virtudes heroicas y humanas de D. José Gálvez Ginachero para fomentar, entre los fieles cristianos en general y entre los asociados en particular, un mejor conocimiento de su vida, de su obra y una actitud de mayor compromiso cristiano entre sus asociados.

-promoviendo y organizando la celebración de los actos culturales y religiosos que se estimen oportunos para realzar la figura y los valores evangélicos que testimonió D. José Gálvez Ginachero

Cada asociado participa, en la medida de sus posibilidades, con su colaboración en las diversas actividades que organiza a lo largo del año la Asociación, con su oración por la pronta beatificación del Dr. Gálvez y con su ayuda económica para poder hacer frente a los gastos que generan dichas actividades.

Presentación de la Semblanza de D. José Gálvez Ginachero – Ámbito Cultural “El Corte Inglés” – 26/07/2013

Como todos saben, el Dr. José Gálvez Ginachero está actualmente en proceso de beatificación. El proceso diocesano fue abierto por nuestro anterior Obispo, D. Antonio Dorado Soto, gracias a los buenos oficios de D. Francisco García Mota. Y con nuestro actual Obispo D. Jesús Catalá Ibáñez, marcha a muy buen ritmo. Especialmente el Colegio de Médicos y en particular su Presidente D. Juan José Sánchez Luque están prestando una gran colaboración, gracias también a los buenos oficios de nuestro Vocal Dr. Ángel Rodríguez Cabezas y del Dr. Miguel Gálvez Pettersen. Se están ultimando ya las testificales, y el trabajo fuerte de este año le corresponde a la Comisión Histórica, que está investigando en los archivos de Málaga y Madrid la vida y obra de D. José Gálvez.

Continuar leyendo “Presentación de la Semblanza de D. José Gálvez Ginachero – Ámbito Cultural “El Corte Inglés” – 26/07/2013″

Dr. José Gálvez Ginachero: Una vida entre la medicina y la santidad.

El Dr. Ángel Rodríguez Cabezas, vocal de la Asociación Pro-Beatificación, citó en su artículo Dr. José Gálvez Ginachero: Una vida entre la medicina y la santidad el encuentro del Dr. Julio Cruz y Hermida con el Dr. Gálvez Ginachero. Por su interés, reproducimos la editorial que sobre este mismo particular firmó el Dr. Cruz y Hermida en el Boletín informativo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (nº 15 – 2º semestre de 2002).

Pienso que un Editorial, no solo debe recoger contenido de actualidad; puede y debe retrotraerse al pasado para honrar con el recuerdo, memorias de instituciones, personas y todo tipo de avatares.

Continuar leyendo “Dr. José Gálvez Ginachero: Una vida entre la medicina y la santidad.”

VALORES Y VIRTUDES DEL DR. JOSÉ GÁLVEZ GINACHERO

Quiero agradecer a la Escuela de Valores haberme invitado a esta charla, en la que primero haré una aproximación a los valores y las virtudes en general, y después trataré en particular los principales valores y virtudes que  se daban en el Dr. Gálvez Ginachero tal como se está acreditando en el proceso canónico de beatificación del que el Sr. Obispo me otorgó el honor de nombrarme Postulador.

Esta invitación me permite cumplir uno de los objetivos principales de la Asociación Pro-Beatificación, parte actora en el proceso canónico, cual es difundir por todos los medios posibles las virtudes humanas de D. José Gálvez Ginachero para fomentar en la sociedad un mejor conocimiento de su vida, de su obra y actitudes de mayor compromiso.

Continuar leyendo “VALORES Y VIRTUDES DEL DR. JOSÉ GÁLVEZ GINACHERO”

Dr. José Gálvez Ginachero y su actividad

Dr. José Gálvez Ginachero y su actividad. Sebastián Rivas Briales.

Resulta difícil comprender cómo para algunos las 24 horas del día tienen una producción de un par de ellas o menos y para otros de 48 horas o más.

Hace muchos años me dijeron que si quieres pedir ayuda a alguien, acude a quien desarrolle mucho trabajo, al que esté muy ocupado, pues el que tiene tiempo libre no te lo podrá hacer. Parece una contradicción; pero es una realidad que la experiencia me lo ha confirmado, pues quien tiene tiempo libre es porque no hace nada de nada y una carencia o disposición de hacer algo por otro.

Quienes no analicen las razones en profundidad, podrán pensar que la actividad o el darse a los demás es algo del carácter o deseos del figurar; pero no se sostiene si no hay el objetivo del beneficio personal. Pero cuando ese beneficio no existe, sino que se aporta el trabajo, el descaso, el patrimonio…, carece de sentido, por lo que tiene que haber otra raíz que sea la fuerza motriz para pensar en el beneficio de los demás sin lucro personal y con una continuidad que pase de la acción esporádica y caprichosa a una obligación comprometida en el tiempo y en la envergadura de lo que se acomete.

Cuando se va a construir una chabola, requiere poco tiempo, dinero, esfuerzo y preparativos; pero cuando se tiene el proyecto de construir un edificio de muchas plantas, hace falta meses para su terminación, dedicación prolongada y cimientos que pueda sostener la obra que se va a realizar.

Uno tenía un terreno que vendió a una constructora para hacer una urbanización de lujo y algunos hoteles. El antiguo propietario miraba todo aquello en pleno esplendor y comentaba: “¡Y pensar que todo esto podía ser mío!”.  Pero ¡cómo si no se ha movido, no ha invertido, no lo ha trabajado…!

Hay un gran problema de nuestra sociedad. Nos gusta rodearnos de personas que sean fieles, de confianza, sinceras, insobornables para traicionar, trabajadoras…, toda clase de bondades; pero cuando se dice que tales personas tienen muchas virtudes, ya se quiere cortar el comentario, pues se pretende obtener buenos frutos sin tener buenas raíces, se intenta encontrar personas cabales sin que tenga buenos fundamentos, se procura que las bondades sean naturales sin influencia de una fuerza superior que incentive y ayude con su gracia, pues hay empeño en desterrar a Dios de la sociedad y que todo sean valores humanos, rechazando o negando el estigma que tenemos del pecado original y la fuerte atracción hacia el mal. Sin Dios no se puede permanecer por mucho tiempo en la completa fidelidad a los demás pues hay que  estar apoyados en quien es totalmente fiel y Amor por todos, invitándonos a que con Él nos demos a los demás.

Y, nos encontramos con la figura del Dr. José Gálvez Ginachero, que decide ser ginecólogo para poder cooperar en que sean menos las muchas mujeres que fallecen en el momento del parto; que atiende a las indigentes con la misma atención, cariño y dedicación que a las parturientas que abonaban sus servicios sin que los horarios fueran una dificultad para encontrarle a altas horas de la noche a los pies de una cama o en quirófano; que ante el gran analfabetismo de los niños regala los terrenos y ayuda económicamente para crear escuelas; que se ocupa de los ancianos colaborando en el sostenimiento de un asilo; que las autoridades de Málaga acuden él para que sea el alcalde de la ciudad, haciendo importantes reformas y progresos en la ciudad,  compaginándolo todo.

Pero ¿de dónde sale toda esta actividad? Tras todo el trabajo y atender a su familia, jamás deja de hacer una hora de oración ante el Santísimo e incluso hacer la adoración por las noches, pues pertenece a la Adoración Nocturna y en dos ocasiones es Presidente Diocesano de esta asociación en Málaga. Es que el Dr. Gálvez cimentó toda su vida en Dios y sobre Él construyó con solidez todas sus actividades. Esto hizo que con esos cimientos divinos todo lo hiciera pensando en la voluntad de Dios y tuviera grandes resultados, aunque se quiera considerar que es el efecto de la fuerza de voluntad, de querer figurar o de cualquier otro motivo, menos de la acción de Dios. Es lo natural, ya que el mundo construye grandes edificios que parecen sólidos, pero su interior está invadido de termitas.

 

Sebastián Rivas Briales

Discurso de Dª Mª José García-Morato Gálvez

Discurso Presidenta Acto Académico

[dropcap]D[/dropcap]Distinguidas autoridades, Rvdo. Pedro Sánchez Trujillo, delegado para la Causa de los Santos, familiares del Doctor Gálvez Ginachero, amigos, señoras y señores:

En primer lugar, y en nombre propio, de D. Francisco García Villalobos, postulador de la causa de beatificación y de toda la familia, quiero daros las gracias por vuestra asistencia a esta misa en recuerdo de los sesenta años del fallecimiento del Doctor Gálvez Ginachero.

Asimismo, y como Presidenta de la misma, quiero presentaros la Asociación Pro Beatificación de Don José Gálvez Ginachero que ha sido creada recientemente.

Esta asociación, ha sido constituida en la Diócesis de Málaga, como asociación Privada de Fieles, sin ánimo de lucro, y al amparo de lo dispuesto en el Código de Derecho Canónico. Sus Estatutos han sido debidamente aprobados por el Obispo diocesano de Málaga, Monseñor Jesús Catalá Ibáñez, y está inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia.

El objeto principal de la asociación, siempre conforme a las normas y al Magisterio de la Iglesia, es promover el reconocimiento oficial por parte de la Iglesia de la fama de santidad y heroicidad de las virtudes de D. José Gálvez Ginachero, mediante diversos fines como son:

• La comunicación y colaboración con la Postulación de la Causa, ante la Congregación para las Causas de los Santos de Roma respondiendo a sus peticiones y necesidades.

• La relación con la Delegación episcopal para las Causas de los Santos del Obispado de Málaga, que ayudará a la asociación a conseguir los fines que pretende, especialmente con la difusión de la fama de santidad del Siervo de Dios en la Diócesis de Málaga.

• La difusión por todos los medios posibles de las virtudes heroicas y humanas del Doctor Gálvez Ginachero para fomentar, entre los fieles cristianos en general y entre los asociados en particular, un mejor conocimiento de su vida, de su obra y una actitud de mayor compromiso cristiano entre sus asociados.

• La organización de actos culturales y religiosos para realzar la figura y los valores evangélicos que testimonió D. José Gálvez Ginachero.

• La edición de fotografías o reproducciones para difundir su imagen de incluso con oraciones pedir en privado su beatificación.

• La celebración mensual de la Santa Misa pidiendo al Señor su pronta beatificación, por intercesión de la Santísima Virgen, y muy especialmente en el aniversario de su fallecimiento, que a partir de ahora celebraremos todos los años.

• El cuidado de su sepultura, evitando que sobre la misma se coloquen exvotos o símbolos que puedan inducir a error a los fieles.

• La recaudación y gestión de los fondos y recursos necesarios.

• Y en definitiva, cualquier otro fin que resulte congruente con el objeto de la Asociación.

Por supuesto la asociación esta abierta a todos aquellos que compartan su objetivo principal y quieran colaborar con sus fines. Por eso, estáis todos invitados a haceros miembros de la asociación y os estaremos muy agradecidos si nos ayudáis a darla a conocer. Ya que procesos son largos y complicados, y cuantas más personas ayudemos y empujemos mejor.

Algunos quizá podáis colaborar económicamente, otros cediendo parte de vuestro tiempo para ayudarnos a difundir las virtudes de D. José Gálvez y otros acompañándonos en los actos que se organicen o con vuestras oraciones.

No quiero cansaros. Aquellos que estéis interesados podréis encontrar mas información, así como los estatutos completos de la asociación en la página web www.galvezginachero.es, y por supuesto los miembros de la familia estamos a vuestra disposición para ampliaros la información.

Muchas gracias por vuestra atención.

[person name=”María José García-Morato Gálvez” picture=”” title=”Presidenta de la Asociación José Gálvez Ginachero” facebook=”http://facebook.com” twitter=”http://twitter.com” linkedin=”http://linkedin.com” dribbble=”http://dribbble.com”][/person]

Discurso de D. Francisco García Villalobos

Discurso Postulador Acto Académico.

[dropcap]Q[/dropcap]Quiero comenzar dando las gracias a D. Francisco García Mota. D. Francisco, es para mi tan entrañable y suscita en mi tanta admiración y respeto que, como bien sabe la familia Gálvez, he dudado en aceptar esta apasionante tarea con la que me ha honrado el Sr. Obispo, no por su dificultad o magnitud, sino justamente por poderse considerar casi una osadía tomar el testigo de unas manos tan firmes, templadas y capaces como las suyas. Sólo me permite dar el paso, además de la benevolencia de D. Francisco, la seguridad –confirmada expresamente por él– de que va a seguir a nuestro lado apoyando con su saber y su experiencia la Causa del Dr. Gálvez. Porque el buen fin de la Causa, esto es, el reconocimiento por la Iglesia del ejercicio en grado heroico por D. José Gálvez de las virtudes cristianas, está por encima de nosotros, quienes somos sólo herramientas más o menos hábiles para ayudar a dicha declaración.

Quiero agradecer asimismo al Sr. Obispo D. Jesús Catalá su confianza. Me la testimonió hace tres años cuando me encomendó la Secretaría General del Obispado, honrosísimo oficio que hasta mi nombramiento ningún laico había tenido el honor de desempeñar en nuestra Diócesis. Y la renueva ahora confiándome la postulación de una causa tan señera como es la del Dr. Gálvez Ginachero. Doy fe que D. Jesús, desde su toma de posesión, ha impulsado las iniciativas de nuestro Obispo Emérito, D. Antonio Dorado, en orden a que las causas de beatificación en Málaga –tanto las de martirio, como las de virtudes- lleguen a buen fin en su fase diocesana y sean remitidas a la Congregación romana con las mejores garantías de éxito.

Pero, ¿por qué pretendemos que Gálvez sea beatificado? ¿Qué podemos conseguir con ello? ¿Para qué nos sirven hoy día los santos?

Es evidente que el principal desafío para el cristianismo en el siglo XXI es el proceso de secularización y relativismo en el que nos hallamos inmersos, especialmente en la sociedad occidental. Como advertía Benedicto XVI “a quien tiene una fe clara, según el Credo de la Iglesia, a menudo se le aplica la etiqueta de fundamentalista, mientras que el relativismo parece ser la única actitud adecuada en los tiempos actuales. Se va así constituyendo una dictadura del relativismo, que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo el propio yo y sus antojos”.

Un sociólogo polaco, Bauman, ha acuñado la metáfora de la “liquidez” para describir al sujeto actual. Hemos pasado de estructuras y criterios sólidos y estables a una modernidad “líquida” y voluble en la que las estructuras sociales ya no perduran el tiempo necesario para solidificarse y no sirven de marcos de referencia para los actos humanos. La precariedad de los vínculos humanos en una sociedad individualista, marcadas por las relaciones transitorias, implican la fragmentación de nuestras vidas. En nuestra época, marcada por las redes sociales, se sacrifica la seguridad por la velocidad. Nada perdura. Todo es inmediato, podría decirse que sólo tiene validez lo instantáneo. Y en esa precariedad tan peligrosa, no se mantienen las responsabilidades ni las lealtades. Son tiempos líquidos, sin consistencia, sin estructura, sin compromiso.

Pero frente a la exaltación del individuo, frente a la concepción miope de que la imagen prevalece sobre la realidad, frente a la absoluta ausencia de valores firmes, la Iglesia, además de Dios, el único Santo, nos ofrece modelos de santidad en las personas que durante su vida, bien sufrieron el martirio por causa de la fe, bien ejercieron en grado heroico las virtudes cristianas. Cuidado, no nos despistemos con la fórmula clásica de la virtud heroica. Ello no significa que las vidas de los santos sean admirables perono imitables. Esa vieja excusa no vale. El propio Benedicto XVI nos lo explica: “Virtud heroica no quiere decir que el santo sea una especie de “gimnasta” de la santidad, que realiza unos ejercicios inasequibles para las personas normales. Quiere decir, por el contrario, que en la vida de un hombre se revela la presencia de Dios, y queda más patente todo lo que el hombre no es capaz de hacer por sí mismo.
Virtud heroica no significa exactamente que uno hace cosas grandes por sí mismo, sino que en su vida aparecen realidades que no ha hecho él, porque él sólo ha estado disponible para dejar que Dios actuara. Con otras palabras, ser santo no es otra cosa que hablar con Dios como un amigo habla con el amigo. Esto es la santidad. Quien tiene esta vinculación con Dios, quien mantiene un coloquio ininterrumpido con Él, puede atreverse a responder a nuevos desafíos, y no tiene miedo; porque quien está en las manos de Dios, cae siempre en las manos de Dios. Es así como desaparece el miedo y nace la valentía de responder a los retos del mundo de hoy.

En ese sentido, decía Romano Guardini, que para ser santo sólo hay que hacer, en cada momento, lo que la situación requiera realmente. No lo que querrían mis motivos egoístas o mis predilecciones personales. No lo que dicte mi comodidad, mi ventaja o mi gusto, sino estar atentos a actuar sencillamente “como si la situación misma hablara, diciendo: esto es necesario, que ayudes a éste, que hagas este trabajo, que ejercites la paciencia en este sufrimiento… Hacerlo, limpia y correctamente, sinenderezarlo según deseos personales, o debilitarlo, falsearlo; esto es lo que lleva a la santidad”.

Por eso nos planteamos la causa de Gálvez. Porque parece advertirse a lo largo de su vida –lo digo con toda la cautela, ya que el proceso de beatificación está abierto, y hasta que la Iglesia no lo declare no podemos considerar que consta- pero parece digo (y por esa fama – fumus boni iuris- de santidad se abrió en su día el proceso) que justamente la vida de Gálvez puede ser para nosotros un modelo de virtudes heroicas. Con su trabajo infatigable, con su –literalmente– desvelo por sus pacientes, con su caridad contínua, si prospera la causa, tendremos hoy un modelo a imitar. Y digo hoy, en estos tiempos “líquidos”, porque tengo la convicción de que Gálvez no es un personaje del pasado. Para el hombre y la mujer de hoy, su actitud de dedicación a los demás nos reta. Hoy sólo impera el yo, el egoísmo, el relativismo, hasta extremos tan horrendos como la pretendida proclamación de la contracepción como un derecho subjetivo. Frente a ésta, no ya ausencia de valores, sino imposición de antivalores con las que nos bombardean a los cristianos, sólo podemos confiar en lafuerza que proviene de Dios y que únicamente obtendremos –y con ello una profunda paz y felicidad– a través de la oración y el ejercicio constante de las virtudes.

Así considero que hizo el Dr. Gálvez. En la bella expresión de San Agustín, “conocer es amar”, cuanto más investigo la vida de D. José más convencido estoy de que ejerció las virtudes en el grado heroico que hemos hablado. Toda su vida, a la que nos vamos a aproximar viendo el documental que se proyectará a continuación, fue un proceso de búsqueda de la perfección evangélica.

No hay que pensar, ni se pretende, que fuera perfecto. En toda la historia, sólo Jesucristo vivió y murió libre del pecado. Monseñor Corradini, Prelado Teólogo de la Congregación para las Causas de los Santos, ha dicho que la antigua hagiografía, vigente hasta hace poco tiempo, proponía al santo como si lo hubiera sido desde recién nacido y llegaba a una altura mística poco menos que Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz. Pero no es así. Somos personas humanas. Hay que presentar al santo tal como fue, porque a veces, presentando al santo tan perfecto lo que conseguimos es alejarlo de nosotros, de la gente, y nada más que nos sirven ya para colocarlos en una vitrina o besar los pies de sus estatuas. No, cada santo ha hecho su camino de Damasco, su recorrido a la santidad, su camino a la conversión. Y tal como hicieron ellos, podemos hacerlo nosotros, todos los que estamos aquí. Ya nos lo dice la Lumen Gentium: “todos los fieles, de cualquier estado o régimen de vida, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la plenitud de la caridad”.

Ojalá, que conocer la vida de D. José nos anime y nos impulse a todos y cada uno de los que estamos aquí, de cualquier estado o condición, sacerdotes, religiosos o laicos, hombres o mujeres, a ser cada día más santos. A ser columnas sólidas en estos tiempos líquidos, a dar testimonio de Dios ante el mundo, como pacíficos pero valientes soldados de Cristo.

[person name=”Francisco García Villalobos” picture=”” title=”Postulador de la Causa Jose Gálvez Ginachero” facebook=”http://facebook.com” twitter=”http://twitter.com” linkedin=”http://es.linkedin.com/pub/francisco-garc%C3%ADa-villalobos/23/b52/776″ dribbble=”http://dribbble.com”][/person]